03 julio 2007

¿Aborto?

Tras el articulo del otro día sobre HazteOir he recibido un comentario que criticaba mi postura sobre el aborto. Dado que no ofrecí ninguna razón y ya que este tema me parece muy interesante, me gustaría abrir un pequeño debate aparte sobre él. Espero que bulom (el autor del comentario) vuelva a pasarse por aquí y se sume a este pequeño debate defendiendo su opinión. Allá vamos.
En el artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se dice que "todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona" y en el articulo 2 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (recogida íntegramente en la Parte II de la Constitución Europea) se dice que "toda persona tiene derecho a la vida". ¿Ahora bien, un embrión o un feto, se pueden considerar en si mismos personas? Creo que esa es la cuestión fundamental de este asunto y que va más allá de ser una mera cuestión semántica.
La práctica del aborto está regulada en España por la Ley Orgánica 10/1995 del Código Penal que deja intacto el artículo 417bis referente a esta práctica. En dicha ley se dice que sólo se podrá practicar el aborto en los supuesto de que "sea necesario para evitar un grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada", " que el embarazo sea constitutivo de delito de violación [...] y siempre que el aborto se practique dentro de las doce primeras semanas de gestación [...]" o "que se presuma que el feto habrá de nacer con graves taras físicas y psíquicas siempre que el aborto se practique dentro de las veintidós semanas de gestación[...]". Cualquier otro caso distinto a los mencionados en este articulo del Código Penal es constitutivo de delito y penado con la cárcel. Por lo tanto, creo que lo lógico es discutir sobre lo adecuado o no de los casos que contempla esta ley como no punibles. Vayamos entonces caso por caso.
El primero es en el caso de que exista un peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada. Hay que tener en cuenta que esta decisión se puede tomar cuando el feto esté en un estado de desarrollo en el que pueda terminar de formarse fuera del útero materno o bien que esté en una fase de desarrollo en el que le sea imposible terminar de formarse fuera del útero. En el primer caso lo lógico no es un aborto sino más bien una cesárea para intentar salvar la vida del feto y también la de la madre. Dado que es personal sanitario quien realiza esta tarea debemos suponer que esta es su manera de actuar. En el caso de que el feto no haya alcanzado una etapa de desarrollo en el que pueda sobrevivir fuera del útero lo lógico es salvar la vida de la embarazada.
En el segundo caso se contemplan los embarazos provocados por una violación. Se indica que el aborto debido a esta causa sólo sera legal siempre que sea anterior a las doce semanas de gestación. En este momento el feto empieza a tener forma humana, los ojos están en proceso de formación al igual que los oídos, los pulmones, el cerebro y el hígado. Los riñones primitivos empiezan a funcionar creando el liquido amniótico. En total tiene el tamaño de un huevo y pesa unos quince gramos. En realidad lo que diferencia al feto de un mero conjunto de células seria el cerebro. La verdad es que en este momento el cerebro está en proceso de formación (proceso que dura hasta los 18 meses de vida) pero todavía no es funcional. Por esta razón el feto no siente, no es consciente, no piensa... En definitiva, en este momento todavía es un conjunto de células sin más. Además, hay que considerar el hecho de que estamos hablando de un embarazo producto de una violación. Hay que pensar en la situación no solo del feto, sino también en la situación de la embarazada. Habrá mujeres que den menos importancia al hecho de que el padre del futuro bebé sea su violador y sólo les importe que ese hijo sea suyo. Pero habrá otras mujeres que vean imposible aceptar a ese hijo como propio. Creo que lo correcto sería apoyar a la embarazada sea cual sea su decisión y en un futuro no hacerla arrepentirse. Ella hará lo que crea más adecuado , que bastante debe ser ya en esas circunstancias.
En el tercer y ultimo aspecto se estudian los casos en los que el feto presente taras físicas o psíquicas debido a una enfermedad o a agente externos siempre y cuando el aborto tenga lugar antes de las veintidós semanas de gestación. A estas alturas el feto ya reacciona a estímulos externos por lo que su cerebro es funcional. Podemos decir, por tanto, que siente y hasta cierto punto es consciente. Pero hay que sopesar el que el niño vaya a arrastrar de por vida unas deficiencias psíquicas o físicas. Este es, sin lugar a duda, el caso más polémico y el que merece un dialogo más sosegado. Mi opinión ante este caso es que con deficiencias psíquicas o físicas el bebe debería nacer puesto que las condiciones sociales y los avances médicos actuales permiten a la mayoría de estos niños llevar una vida bastante normal. Otro caso distinto serían los niños con enfermedades mortales y sin cura. Aquí creo que la situación es distinta y que sería recomendable ahorrar al niño un largo sufrimiento.
Otro caso muy distinto es el de los embriones utilizados en investigación y en técnicas terapéuticas. Este caso está regulado por una legislación distinta al de los abortos por ser circunstancias totalmente distintas. Los embriones son un conjunto de unas pocas células que no se diferencian en nada de un conjunto de células de otros organismos inferiores excepto en el hecho de que en caso de ser implantados en un útero materno el embrión se desarrollaría en un ser humano. Yo en este caso discrepo totalmente del hecho de que se diga que un embrión posee vida humana. El embrión es un conjunto de células idénticas que ni tan siquiera se han diferenciado en células especificas de un órgano o un tejido. Son células totalmente independientes. En nuestro cuerpo mueren diariamente un numero mayor de células que las que contiene un embrión. Además, en labores científicas y terapéuticas el embrión se esta utilizando para salvar la vida de otra persona o para encontrar el remedio de una enfermedad. En ningún caso se eliminan embriones a no ser que estos ya no sean viables ni para la investigación ni para ser implantados en un útero.
Quiero dejar claro que estoy a favor del aborto siempre y cuando se adapte a los casos que la legislación vigente apruebe (que creo que son bastante lógicos). Lo que sí es cierto es que en cualquiera de los casos hay que tener presentes las circunstancias personales que rodean a la embarazada y que la han llevado a tomar esa decisión. Cada persona es un mundo y cada caso de aborto debe ser estudiado independientemente atendiendo a esas circunstancias. ¿Merece la pena poner en riesgo la vida de una embarazada y la de su hijo cuando no se sabe si este podrá salir adelante?, ¿Merece la pena dejar nacer a un niño que va a morir poco tiempo más tarde por una enfermedad genética tras meses de sufrimiento?, ¿Merece la pena dejar nacer a un niño que va a arrastrar toda su vida el hecho de haber sido fruto de una violación, que va a tener un padre que no sabe de su existencia y que va a recordar a su madre tan amargos momentos? Nosotros no somos quien para decidir por la embarazada. Es cierto que tampoco por su futuro hijo. Es ella quien tiene que sopesar la circunstancias y decidir lo mejor para ella y para su hijo. La ley lo único que hace es dar un derecho, una opción a la madre. Ahora bien, puede utilizar ese derecho o no hacerlo. Pero el no tenerle no le permite ni tan siquiera la elección. Respeto a aquellas personas que no hagan uso de él pero también respeto a aquellas personas que sí hagan uso de ese derecho.

No hay comentarios: