16 junio 2007

Visita de Zapatero a los Kazcynski

Ayer, día 15 de Junio, Zapatero llego a Varsovia tras hacer una visita relámpago a la canciller alemana Angela Merkel con objetivo de preparar la próxima CIG (Cumbre InterGubernamental) del Consejo Europeo de la semana que viene, en Bruselas, que tratará sobre el Tratado Constitucional. Por lo visto, los gemelos Kazcynski no piensan apoyar el anterior Tratado Constitucional a no ser que se produzcan una serie de cambios en su contenido, sobre todo en el apartado del sistema de votaciones en el Parlamento Europeo y los otros órganos representativos de la Unión.
Los gemelos Lech y Jaroslaw Kazcynski, pertenecen al partido ultraconservador y ultracatolico Ley y Justicia. Por desgracia, estos dos personajillos empiezan a ser tristemente conocidos dentro de la Unión Europea por diversas leyes que dudosamente cumplen alguno de los derechos más fundamentales como la libertad de expresión, la libertad sexual o la libertad ideológica aunque, por lo visto, van a seguir trayendo polémica porque su partido apoya la restauración de la pena de muerte. Vaya, que seguiremos oyendo su nombre en los telediarios.
Pero al caso. El gobierno polaco lleva ya varios meses poniendo trabas al proceso constitucional y la visita que ha realizado Zapatero le ha servido para darse cuenta de que hay pocas posibilidades de salvar el actual texto de la Constitución Europea. Esto ya es algo que no puedo asegurar pero creo recordar haber leído que el gobierno polaco a apoyado la opción de Sarkozy a la Constitución, es decir, el minitratado. Hay muchas voces en contra porque el minitratado que se ha propuesto por el nuevo presidente de la República francesa supone eliminar la Carta de los Derechos Fundamentales o los símbolos de la Unión que la Constitución, por primera vez, oficializaba dotándoles de una gran relevancia. De todos modos, si algo hay en esta Constitución que ningún gobierno termina de aceptar es el sistema de votación.
Claro esta que cada país quiere obtener la mayor cuota de poder posible pero para llegar a un acuerdo se tendrá que buscar una formula que beneficie a la mayoría porque nadie va a ceder. Esto pone de relevancia, a mi parecer, que el problema principal de la actual Constitución sigue vigente y no es, ni más ni menos, que los gobiernos siguen anteponiendo los intereses nacionales a los intereses europeos. Si aspiramos a poder ver en un futuro no muy próximo una Europa unida creo que deberíamos a pensar un poco más allá de nuestro terruño de tierra y pensar no a nivel nacional sino a nivel europeo. Mientras se siga viendo a la Unión Europea como un usurpador de poder y competencias nacionales no podremos avanzar. El futuro más inmediato es conseguir un Presidente del Consejo Europeo permanente, una representación única de la Unión Europea en organismos mundiales como la ONU o la OTAN además de conseguir mejorar las políticas europeas en materia económica, educativa y legislativa. Todo esto lo hubiéramos conseguido ya con la Constitución Europea.
Esperemos que la próxima semana los miembros de la Cumbre Intergubernamental dejen de pensar en sus propios países y piensen más en Europa para que en las elecciones europeas de 2009 no sólo estrenemos un nuevo Parlamento sino también una nueva Carta Magna que compartamos 500 millones de europeos.

Noticia en EL PAÍS

No hay comentarios: