05 julio 2007

¿Tratado constitucional?: Primera parte

Como os he dicho antes, aquí os dejo la primera parte del articulo del Tratado Constitucional. Creo que es conveniente aclarar la importancia que tiene esta cumbre para la Unión Europea y en esta primera parte trato de aclarar los porqués de esta cumbre.Al final del articulo podéis encontrar diferentes links hacia instituciones europeas, documentación oficial y artículos periodísticos sobre la cumbre. Espero que os parezca interesante y me gustaría que me dierais vuestra opinión. Ahí va:


Hace unos días los Jefes de Estado de los 27 estados miembros de la Unión Europea se reunieron en Bruselas con el fin de sacar a la Unión de su paralitico proceso constitucional. Si ha habido unos protagonistas claros en esta cumbre han sido los gemelos Kacynski (estoy empezando a pensar que estos dos gemelos lo que pretenden es llamar la atención) y Tony Blair por un lado y Merkel, Sarkozy y, hasta cierto punto, Zapatero por otro.
Parece mentira lo poco que se ha hablado de esta cumbre en la televisión, el mayor medio de comunicación actual. En cambio en la prensa escrita, y sobre todo en sus versiones digitales, podemos encontrar cantidades ingentes de información sobre esta cumbre. Y todo esto sin mencionar los documentos oficiales de la Unión Europea que en gran parte son públicos. Voy a intentar hacer una síntesis de todo lo que se puede encontrar en la red porque esta cumbre se merece una importancia mucho mayor de la que se le ha dado en los medios de comunicación. De las conclusiones de esta cumbre depende el futuro de Europa. Creo que este va a ser, con diferencia, el articulo más difícil de escribir desde que abrí el blog. Vamos a intentarlo.
En primer lugar debemos aclarar los antecedentes de esta cumbre, es decir, el porqué de la cumbre. En el año 2000, los estados miembros se lanzaron a crear un tratado que regulase el funcionamiento de las instituciones de la Unión Europea para hacerlas más eficientes, transparentes y dinámicas. Entre las reformas que se debían llevar a cabo se incluía una reforma del sistema de votación debido a que el antiguo sistema se había quedado obsoleto con las sucesivas adhesiones y correspondientes ampliaciones del Parlamento Europeo y las demás instituciones representativas. Este tratado se vino a llamar Tratado de Niza por ser en esta ciudad francesa donde se firmó. Aunque en este tratado se incluyeron algunas reformas, se puede decir que significó el inicio de la actual "crisis" europea debido al fracaso de las negociaciones en las que no se alcanzó prácticamente ningún acuerdo sólido. Para solucionar esta crisis los estados de la Unión Europea (por entonces 15) decidieron que la mejor salida era crear un texto constitucional que unificara todos los tratados fundacionales anteriores, actualizara el funcionamiento de la Unión, oficializara los derechos de los ciudadanos europeos(Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea) y vinculara todos los organismos europeos además de oficializar los símbolos de la Unión Europea (bandera e himno). Tras meses de discusiones se dio el visto bueno de un texto que se vino a llamar "Tratado por el que se establece una Constitución para Europa" y que tenia carácter constitucional. El siguiente paso era ratificar la Constitución en todos y cada uno de los estados miembros. Unos países decidieron hacerlo por vía parlamentaria y otros previa consulta popular, es decir, un referéndum no vinculante, con carácter exclusivamente consultivo. Como todos sabemos Luxemburgo y España aprobaron la Constitución vía referéndum. El problema se vislumbraba en los referéndum francés y holandés y así fue. Sendos "NO" ganaron en ambos países. Uno de los grandes fallos de planificación de la anterior Constitución fue que no se estableció un "plan B" por si el proceso de ratificación fallaba. Así, la duda cundió por toda Europa y en muchos países se paralizó la ratificación del proceso. La situación se presentaba difícil y los lideres europeos del momento, en muchos casos en el final de sus carreras, preferían no tocar un tema tan espinoso. Con las ampliaciones del 2004 y la de este año 2007 algunos de los nuevos países ratificaron la Constitución pero siempre por vía parlamentaria. Con el paso del tiempo la situación se ha vuelto insostenible y los cambios en los sistemas de representación se vuelven absolutamente necesarios y urgentes. Con la llegada al poder de Angela Merkel, la canciller alemana, y la Presidencia alemana del Consejo Europeo se inicia un proceso de reanimación del proceso constitucional pero el panorama político europeo y sus protagonistas habían cambiado mucho en pocos años. Nuevos lideres como Zapatero, Merkel, Prodi, los gemelos Kazynski y los más recientes Sarkozy y ahora Gordon Brown traían aires nuevos para la Unión pero también traían necesariamente cambios al proyecto constitucional. Coincidiendo con el 50 aniversario de la Unión Europea, es decir, de los Tratados de Roma del 25 de Marzo de 1957, la Presidencia alemana prepara un acto institucional en Berlín en el que se acuerda un calendario de actuación y se firma por todos los Jefes de Estado de los 27 miembros la "Declaración de Berlín" que recoge los valores y ambiciones de la Unión Europea. En dicho calendario estaba incluida la Conferencia Intergubernamental (CIG) de la semana pasada en la que se debería llegar a un acuerdo sobre los puntos más conflictivos del anterior tratado constitucional y debatir las modificaciones que cada estado presentara sobre dicho texto.
Hasta aquí todo bien pero el problema radica en la CIG de la semana pasada y las conclusiones y acuerdos que de ella han salido. Pero antes de comentar nada creo que hay que aclarar dos aspectos fundamentales para entender la verdadera importancia de la Constitución Europea (o Tratado Constitucional, da igual como venga a nombrarse) para la Unión. Hay que responder a dos preguntas: ¿porqué la Unión Europea? y ¿para qué una Constitución Europea?. Una vez que se han respondido tal vez parezcan preguntas banales y sin importancia pero son dos preguntas que la mayoría de la gente nunca se plantea.
La primera pregunta debe responder cual es el fundamento, el porqué de la creación de la Unión Europea. Como por todos es bien sabido la Unión Europea tal cual es hoy en día se creó a partir de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), fundada por Francia, Italia, Alemania, Luxemburgo, Bélgica y Holanda, que después evolucionó hacia la Comunidad Económica Europea (CEE). La Unión Europea se formo por la fusión de la CEE y el EURATOM (Comunidad Europea de la Energía Atómica). La CECA se creó tras el final de la Segunda Guerra Mundial cuando en Europa reinaba la destrucción, el pesimismo y la pobreza. El carbón y el acero eran dos materiales imprescindibles en el periodo de reconstrucción europeo y los seis países fundadores decidieron unir fuerzas para agilizar la reconstrucción de Europa. Con el paso del tiempo el carbón y el acero dejaron de ser importantes en Europa pero, en cambio, el proceso de globalización empezaba a emerger. Estos seis países se dieron cuenta de que si esa unión se llevaba a otros terrenos como el comercial o el económico, la influencia de Europa en la economía mundial sería mucho mayor. Ciertamente, en un mundo globalizado como el de hoy en día y como el que nos depara el futuro, países tan pequeños como los que forman el continente europeo no tienen ninguna posibilidad de competitividad ante gigantes como Rusia, China o EEUU que tienen una gran cantidad de recursos naturales que explotar y de los que Europa carece. Con estas perspectivas de futuro se creo la CEE y más tarde la Unión Europea. Así, podemos ver que la Unión Europea de hoy en día es una unión económica y política que tiene como objetivos aumentar la competitividad de Europa en su conjunto, fomentar la paz de la que ha carecido Europa históricamente y conseguir un entendimiento entre las diferentes culturas y regiones que forman el gran mosaico que es Europa. Hay mucha gente (entre la que yo me incluyo) que creemos que hay un paso más: una Europa unida. Una Europa unida pero no sólo en lo económico y en ciertos aspectos políticos sino una unión total, la creación de un estado federal. Pero esto es sólo una posibilidad de futuro que debe ser discutida y debatida por todos los europeos cuando llegue el momento oportuno. Lo que no podemos negar es el papel que la Unión Europea tiene en el mundo y es que la Unión Europea es actualmente la mayor potencia comercial del mundo con un mercado de 500 millones de consumidores (y si incluimos a los tres países candidatos estamos hablando de 600 millones de personas), la mayor potencia económica del mundo superando a los EE.UU. y podemos decir que la mayor potencia cultural. En el terreno económico somos la mayor potencia con un PIB (Producto Interior Bruto) de 13.926.873 millones de dólares (el PIB estadounidense es de 13.228.391 millones de dólares) y un crecimiento anual del 1,7% aunque el PIB per capita sólo llegue a 29.899 dólares (10 puesto mundial) debido a las enormes diferencias económicas entre los distintos miembros de la Unión. Somos la mayor potencia cultural porque dentro de la Unión tenemos el mayor número de monumentos y ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad además de auténticas joyas naturales.
En cuanto a la segunda pregunta, la más importante debido al tema que tratamos, tenemos que responder al porqué de una Constitución Europea. La Unión Europea esta formada por varios organismos representativos como el Parlamento Europeo, la Comisión Europea, el Consejo de la Unión Europea, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y el Tribunal de Cuentas Europeo además de otros organismos como el Banco Central Europeo, el Defensor del Pueblo Europeo o la Europol. Como vemos hay poder judicial, legislativo y, hasta cierto punto, poder ejecutivo. Además, la Unión Europea es un espacio de libre transito de mercancías y personas con una moneda única, el euro. La Unión Europea es un complejo sistema de instituciones democráticas que como tal necesita de un código legal que lo organice y lo regule y que informe a los ciudadanos europeos de los deberes y derechos que estas instituciones les confieren. Todas estas funciones vienen dadas por la Constitución Europea. La Unión Europea partió de una simple unión de varios países en el comercio del carbón y el acero pero con el paso del tiempo su organigrama se ha vuelto más complejo y se han creado una serie de tratados que han ido regulando cada una de esas instituciones de forma separada e independiente. Al final queda un sistema de instituciones tremendamente complejo, burocratizado, poco eficiente y poco transparente para el ciudadano. Al final, los objetivos de la Constitución eran simplificar el funcionamiento de la Unión haciéndola más eficaz, más transparente, más simple, dotándola de nuevos poderes y ofreciendo a los ciudadanos un texto con sus deberes y derechos ante las instituciones europeas (representado en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea).
Hay un último aspecto que se debería aclarar dado que es una de las consecuencias que algunos sectores dicen que tendrá la Constitución Europea: el federalismo europeo. El federalismo europeo ya tiene unos cuantos siglos de vida pero es actualmente cuando más fuerza está tomando. En sus inicios sólo algunos personajes como Victor Hugo, I. Kant o Churchill le dieron importancia. El federalismo europeo se puede explicar desde un prisma filosófico aunque también histórico con la visión de Kant. Kant describía a las sociedades humanas mediante un rasgo característico de las personas que es su “insociable sociabilidad” que venia decir algo así como que todos los seres humanos somos insociables por naturaleza en cuanto que nos podemos valer por nosotros mismos para sobrevivir pero que, con el paso del tiempo, los humanos hemos aprendido que juntos, en sociedad, nuestra calidad de vida es mejor y podemos llevar a cabo empresas mucho más importantes. Este mismo aspecto se puede aplicar a los Estados. Así, Kant esperaba que en un futuro los Estados se unieran entre sí para formar super-estados con los que asegurar la paz indefinidamente conservando la mayor libertad individual posible. Como se puede observar esta visión de la Ilustración se puede aplicar a la perfección a la Unión Europea actual. Así, el federalismo europeo defiende la unión de los estados europeos mediante una asociación voluntaria para crear un super-estado europeo, el llamado por Victor Hugo y Churchill, Estados Unidos de Europa. Este asunto esta causando grandes reticencias de los países y gobernantes más euroescépticos, como el caso de los británicos. Todo esto porque según ellos la Constitución Europea da demasiadas competencias a la Unión acercándola cada vez más a la función del gobierno de un Estado. En realidad, aunque hay un aumento de competencias indudable, la similitud con un gobierno estatal esta muy lejos de ser real. El federalismo europeo es una idea a largo plaza. Todavía quedan muchos pasos por dar antes de que una unión total y real pueda ni tan siquiera imaginarse. Aún así están empezando a florecer pequeños partidos federalistas que debutaran en las próximas elecciones europeas y que se prevé que con el paso del tiempo vayan tomando más importancia dentro del panorama político europeo. De todos modos este es un tema que me gustaría tratar con mayor tranquilidad y extensión en un artículo en las próximas semanas puesto que me parece un tema muy interesante.

Continuará...


No hay comentarios: