01 mayo 2007

Turquia: entre el islamismo y el laicismo

Se puede decir, casi sin ninguna duda, que Turquía es hoy en día el país de mayoría musulmana que más cerca está de la cultura occidental. Desde que en 1932 Ataturk creara la República de Turquía basándose en los ideales de laicismo, democracia y Estado de derecho, Turquía y su población han ido sufriendo un proceso de occidentalización pero sin perder su propia identidad histórica y cultural. Esto se puede contemplar en Estambul, la antigua Constantinopla y hoy en día la mayor ciudad de la República aunque no es su capital, convertida en una de las joyas históricas mundiales con sus afamadas Santa Sofía y la mezquita Azul (o del Sultán Ahmet).
El partido gobernante en la Gran Asamblea Nacional de Turquía desde el año 2000 es el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), de tendencia islamista moderada, y su primer ministro es Recep Tayyip Erdogan, también perteneciente a dicho partido. El otro partido más votado es el Partido Republicano del Pueblo (CHP), de tendencia laicista.
Hace unos días, la Gran Asamblea Nacional debía votar al nuevo Presidente de la República. El actual primer ministro Erdogan presento una candidatura que después retiro por la presión popular y del Ejercito, defensores históricos del laicismo turco. En su lugar, se presento el actual Ministro de Asuntos Exteriores, Abdullah Gül, también perteneciente al AKP y, por tanto, islamista moderado. La primera votación de la Asamblea fue boicoteada por el partido CHP debido a numerosas discrepancias con los planes de futuro de Gül para Turquía en lo referente a la secularización del Estado. Así, consiguieron 357 votos de los 367 necesarios (los 2/3 de los votos). Al no estar presentes los miembros del CHP el numero total de votos no alcanzó el quorum mínimo (los 2/3 de los representantes de la cámara) por lo que dicha votación fue remitida por el CHP al Tribunal Constitucional turco por ser una votación irregular. El Ejercito emitía un duro comunicado en el que advertía del papel del Ejercito como defensor de la laicidad. Ante este comunicado, la UE (que también apoya el laicismo) reprendía al Ejercito turco el entrometerse en la política. Al final, el Constitucional ha decidido invalidar dicha votación. Tras esta decisión cabe la posibilidad de volver a repetir la votación o bien la convocación de elecciones generales anticipadas. Esta última opción parece haber sido descartada por Erdogan.
Durante estos días de tensión política, se han producido multitud de manifestaciones pero la más numerosa se produjo el domingo en Estambul a la que asistieron cientos de miles de personas y en la que se defendía la laicidad del Estado. Y es que hay que recordar, que el verdadero fondo de todo este embrollo es la Religión. Dado los poderes que el Presidente tiene en la República, se teme que un presidente islamista junto con una cámara de mayoría islamista, puedan llevar a cabo reformas que sean un paso atrás en la secularización del Estado turco.
En mi sincera opinión, apoyo por un lado a los defensores del laicismo porque creo que es el verdadero sistema que permite la libertad (no solo religiosa) dentro de un Estado. Por otro lado, también apoyo a Erdogan y Gül porque, a pesar de ser islamistas, han llevado a cabo una serie de reformas que, en los últimos años, han permitido un rápido crecimiento de la economía turca, una gran reforma social y un acercamiento a la UE (gracias a las gestiones de Gül, Turquía es hoy un país candidato a la entrada en la Unión aunque hasta ahora sólo se ha cerrado el capitulo 8, correspondiente a Investigación y Ciencia, del total de 35 capítulos de los que consta el acuerdo). Por eso, y como espectador externo a la situación, creo que la mejor solución seria el convocar elecciones anticipadas. Con esta medida el Presidente turco sería elegido mediante el pueblo y, por lo tanto, democraticamente. En cuanto al papel que esta jugando en todo esto el Ejercito, creo que es una actuación que no es la correcta. El Ejercito, al igual de la Iglesia, no debe interceder en las decisiones políticas. Si el pueblo turco a querido un gobierno islamista el Ejercito debe respetar esa decisión. Ahora bien, tal vez ya sea la hora de volver a consultar a todos los turcos quién quiere que les gobierne durante los próximos años.
Una cosa más que me gustaría añadir es una llamada de atención hacia aquellos que tienen un mal punto de vista de Gül y Erdogan por ser islamistas moderados. El ser islamista no significa ser yihadista, ni terrorista, ni pretender imponer un Estado musulmán. El partido AKP es similar al PP español (tanto es así que el AKP es socio observador dentro del Partido Popular Europeo). La única diferencia es que el AKP defiende la religión musulmana o islámica y el PP defiende la religión cristiana. Si he optado aquí por identificar al AKP con el islamismo moderado y al CHP con el laicismo es porque es la identificación que cualquiera se puede encontrar en los medios de comunicación y porque mis conocimientos de la política turca son limitados a los que encontramos en la prensa. En todo caso, me gusta más una identificación del AKP con el sector conservador turco y el CHP con el sector progresista, es decir, una identificación con la derecha y con la izquierda ya que esta es una identificación más libre en el sentido religioso, más bien centrada en el aspecto ideológico político. Con esto quiero decir que no debemos criticar a una organización política por su alineación religiosa a no ser que esa alineación afecte a su actuación política. Por desgracia me temo que esto suele ser así tanto en España(no hay más que ver al PP que se rige por todo lo que la Iglesia dice) como en el resto de países tanto occidentales como no occidentales.

El Constitucional turco invalida la elección de Gül
Erdogan apela a la unidad
Gran manifestación en Estambul en defensa del laicismo
La UE vigila al ejercito turco
Erdogan renuncia a la candidatura a la Presidencia
El papel del Presidente en la República de Turquía
Erdogan y Gül, los dos protagonistas de las reformas de Turquía

Turquía en la Wikipedia

No hay comentarios: