08 mayo 2007

Las declaraciones del Arzobispo de Pamplona

En la página oficial del Arzobispado de Pamplona y Tudela, Fernando Sebastián, Arzobispo de Pamplona, ha publicado un documento titulado "Situación actual de la Iglesia, algunas orientaciones prácticas". No he tenido el "placer" de leer el texto completo (lo haré próximamente, no lo dudéis) pero le he echado un vistazo y puedo deciros que en él se victimiza a la Iglesia de una manera penosa. En el texto se dice que la izquierda está intentando acabar con la Iglesia y con el cristianismo mediante la instauración progresiva del laicismo. Además, el señor Fernando Sebastián indica que los fines de la Iglesia no son políticos. Eso sí, critica duramente el papel de la izquierda y una serie de medidas aprobadas por el gobierno socialista que, según él, son inmorales como la eutanasia, el aborto o leyes antifamiliares (supongo que se referirá el matrimonio homosexual, claro). Incluso pide el voto para ciertos partidos. Y aquí es de donde ha surgido la polémica.
Pero esto no es nada nuevo. Son las criticas de una Iglesia que por lo visto sigue añorando sus felices tiempos en la dictadura franquista donde lo que la Iglesia decía "iba a misa" y nunca mejor dicho. Con la Constitución Española se estableció la separación Iglesia-Estado definitivamente. Esta visto que pasen los años que pasen la alta jerarquía católica sigue sin aceptar su perdida de poder en el gobierno.
La verdad es que después de tres años de criticas al gobierno de manera continuada, este articulo no habría causado tanto revuelto de no ser por cierta declaración de apoyo político que se hace en el mismo. En el punto 8 de dicho documento y titulado "Intervención de los católicos en los partidos no confesionales" se dice lo siguiente:
"El otro tema importante anunciado es la participación de los católicos en los partidos políticos no confesionales. Hoy en España hay algunos partidos políticos que quieren ser fieles a la doctrina social de la Iglesia en su totalidad, como p.e. Comunión Tradicionalista Católica, Alternativa Española, Tercio Católico de Acción Política, Falange Española de las JONS. Todos ellos son partidos poco tenidos en consideración. Tienen un valor testimonial que puede justificar un voto. No tienen muchas probabilidades de influir de manera efectiva en la vida política, aunque sí podrían llegar a entrar en alianzas importantes si consiguiesen el apoyo suficiente de los ciudadanos católicos. Por eso no pueden ser considerados como obligatorios pero sí son dignos de consideración y de apoyo. Los grandes partidos, los que rigen la vida social y política son todos ellos aconfesionales, algunos radicalmente laicos y claramente laicistas."

Increíble, ¿verdad?. Ya no es que critiquen a la izquierda (que es la posición "natural" de la Iglesia católica) sino que piden a los católicos que voten a partidos de extrema derecha porque son los que defienden "la doctrina social de la Iglesia en su totalidad". No se si sabrá el señor Sebastián que la Falange Española de las JONS apoyaba activamente la dictadura franquista. Así, el señor Sebastián esta apoyando el voto para un partido político fascista que, en aquellos años, apoyó el fusilamiento de muchísima gente por cuestiones ideológicas, religiosas o de orientación sexual y la falta de libertades entre otras cosas. Por lo visto, los valores que profesa este tipo de partidos son menos "inmorales" que el aborto, la eutanasia o las "leyes antifamiliares". Y menos mal que la Iglesia no tenía un fin político....uff, menos mal que nos lo aclaró previamente. Ahora a ver quien duda de la posición de extrema derecha de la Iglesia católica, apostólica y romana. Por cierto, para el señor Sebastián, la "extrema derecha" es un calificativo tremendamente injusto...Tiene usted toda la razón. Pobrecillos los de la Falange, con lo "progres" que son ellos...
En cuanto a los otros partidos que el señor Sebastián nombra he estado investigando y os hablo brevemente sobre ellos:
-Comunión Tradicionalista Católica: no he encontrado nada referente a este partido político con este nombre. Creo que en realidad se refiere al partido Comunión Tradicionalista Carlista que comparte las mismas siglas. Se fundo en 1986 como escisión del Partido Carlista. Este partido intenta imponer la ideología cristiana en la legislación del Estado estando en contra del aborto, la eutanasia, el matrimonio homosexual y el laicismo.
-Alternativa Española: al igual que el anterior se guía por la "Ley natural" y la moral y tradición cristiana.
-Tercio Católico de Acción Política: tal vez la que, personalmente, me ha parecido la más radical ya que se puede decir que es anti-todo. Se sitúa en contra del divorcio, el aborto, la eutanasia, la pornografía, los métodos anticonceptivos, la educación sexual, el matrimonio homosexual e impuestos indirectos entre otras cosas. Para más señas su web.

Como veis he puesto los enlaces de las tres últimas paginas a pesar de estar en contra de ellas porque creo que, tal vez, lo que he puesto de estas organizaciones sea subjetivo. Eso sí, me parece que, en cierto modo, sus propuestas son anticonstitucionales porque al establecer un sistema basado en valores cristianos está infligiendo el derecho constitucional de libertad religiosa. Entrad y sacar vuestras propias conclusiones. En cambio, me niego a colgar un enlace a la Falange. No lo hago por ser una organización ultracatólica (como ya habéis visto las otras lo son y he colgado los enlaces) sino por el hecho de ser una organización fascista. Lo siento pero el fascismo ataca mis ideales más básicos: democracia y libertad. Si tenéis curiosidad, buscáis en Google. No os costara dar con ella.
Si de algo me he sorprendido al buscar información sobre estos partidos, es de las posiciones radicales que tienen y del odio visceral (que llega al insulto) hacia ciertos colectivos sociales y todos aquellos que no compartan sus ideas ultracatolicas. No esta de más pasarse por alguno de los foros de estas asociaciones y leer algunas de las opiniones de sus foreros(en mucho casos el respeto brilla por su ausencia). Sabía de la existencia de la Falange y de sus diversas escisiones, pero no sabia que existían tantos grupos ultracatolicos que, a mi parecer, podría decirse que son extremistas. Criticamos a los turcos porque hay una pequeña parte islamista radical cuando en España tenemos numerosos seguidores de grupos católicos radicales. Esto me recuerda a un refrán que decía algo de una viga en el ojo propio...
Para terminar quiero pedir disculpas. Sí, disculpas. No se si alguien que lea esto se sentirá molesto por mi opinión. Lo siento, pero es lo bueno de la libertad de expresión y de pensamiento. Aún así creo que he sabido escribir manteniendo un cierto respeto hacia estas ideologías (cosa que creo que ellos, en muchos casos, no hacen, pero bueno). Ya no es ser ni de derechas ni de izquierdas. Es respetar la libertad que la Constitución nos otorga.

Noticia en EL PAÍS

3 comentarios:

estufa dijo...

La verdad es que es de lástima.
Y por cierto, ¿Cómo es que nunca hablan del amor al prójimo, de la humildad, de la caridad, etc?
¿No eran esos los principios fundamentales del cristianismo?
Es más, si hablaran más de eso y menos de todo lo otro, yo creo que tendrían muchos más seguidores.
En fin. Ellos sabrán.
Supongo que eso no llenaría sus bolsillos… más bien todo lo contrario…

Espero que los derechosos que se harten del PP no sigan los consejos de este ‘buen hombre’ porque si no la liamos otra vez…

Saludos.

Cientificoloco88 dijo...

Es que los obispos se han convertido en políticos. Como tu dices ya no hablan de los temas en los que se basa la religión. Ahora hablan de lo que hace y deshace el Estado.
Creo que de las peores huellas que ha dejado el franquismo en la sociedad actual ha sido la actual Iglesia (y hablo de la Iglesia como institución y no refiriéndome a ella como doctrina cristiana). Los obispos y demás miembros de la jerarquía eclasiástica siguen pensando que el papel que la Iglesia debe tener en la sociedad es el mismo que tenia en los años de la dictadura. Y están muy equivocados. Con la separación actual de Iglesia-Estado, la Iglesia se debería preocupar sólo por la fe y por las preocupaciones espirituales de sus creyentes. Los temas que se salgan de la fe y de la espiritualidad no atañen a la Iglesia.
En España hay una población mayoritariamente cristiana (aunque habría que ver cuantos son practicantes) pero también hay una gran parte de la población que pertenece a otros credos o es, directamente, atea (como es mi caso). ¿Porque yo, como ateo, tengo que estar subordinado a lo que una institución religiosa diga en nombre de un Dios en el que yo no creo? La sociedad avanza, las leyes cambian (de momento para bien) y lo que no podemos hacer es tener que ir al ritmo de una jerarquía que sigue pensando como la sociedad de hace 300 años. Si ellos quieren ir a ese ritmo pues bien por ellos pero al resto de la gente que nos dejen vivir en paz.
En cuanto a esos valores fundamentales de los que tu hablas, estufa, me parece a mi que están más que olvidados por la Iglesia católica, apostólica y romana. ¿Cuando las palabras del Papa se han referido a la humildad? ¿Cuando se han referido al amor al prójimo? La ultima vez que oí hablar al Papa era para criticar a los homosexuales. Me parece estupendo que ellos no acepten que hay otro tipo de relaciones que las tradicionales. Pero lo que me parece horrendo y tremendamente estúpido es alentar a los creyentes al odio hacia ellos o a crear un movimiento contra sus derechos (de los que han carecido hasta ahora) cuando lo que ellos hacen no perjudica a nadie.
Ellos critican el laicismo. A mi me parece (cada día más) que es la única manera de conseguir libertad para todos. Por ejemplo, en la enseñanza. Los creyentes podrían tener la enseñanza cristiana que ellos desean en colegios privados católicos o con clases de religión fuera del horario escolar. Los no creyentes tendrían una educación laica. Los creyentes en otros credos sería completamente libres de recibir una educación religiosa en sus mezquitas, sinagogas o en lo que sea. En cambio, la doctrina cristiana que este obispo (y otros muchos) tienen como bandera llevaría a una imposición (la cual ya de por si seria una negación de la libertad individual tanto de credo como de pensamiento) de la moral tradicional católica a toda la sociedad.
Lo que esta claro es que la Iglesia todavía suspira por tiempos pasados y lo peor de todo es que con ellos mucha gente lo hace. Esperemos que no haya mucha gente que les siga porque sino estamos buenos... Un saludo y perdonadme por este rollo.

estufa dijo...

Bueno, justo ahora me llega el correo de El Plural con esto:
http://www.elplural.com/macrovida/detail.php?id=11875

Menos mal que desde dentro ya lo critican, y lo mejor de todo: sale a la luz.

Alucino cómo Rajoy critica la asignatura de Educación para la ciudadanía tan tranquilo y de manera tan abierta.
Es algo que me produce aberración.
Con todo lo correcto que él es o quiere aparentar ser.

Yo creo que el problema está en el nombre de la asignatura.
Si enseñan los principios básicos de respeto al prójimo que propone la misma religión católica básica, pero la asignatura se llama Educación para la ciudadanía, entonces no vale. Tiene que llamarse ‘religión’ o si no se enfadan.
Hay que ver para creer.

‘Personas adultas’…