02 mayo 2007

El debate entre Sarkozy y Royal

Esta noche ha tenido lugar el esperado debate televisivo entre los dos candidatos a la Presidencia de la República de Francia de la segunda vuelta, Ségolène Royal y Nicolas Sarkozy. El debate ha sido ofrecido por la cadena francesa France2 y se ha podido ver en España, en directo, a través del Canal 24horas de RTVE, en la TDT. En total el debate ha durado dos horas y media, media hora más de lo previsto terminando sobre las 23:30.
Para los que hayan podido ver el debate, seguro que habréis podido comprobar una cosa que no me podréis negar y es que el ambiente político francés también esta bastante polarizado entre izquierda y derecha, pero esos polos no están tan alejados como en España. Como muestra tenemos que durante todo el debate ambos candidatos han dejado ver que existían puntos comunes en sus políticas aunque, claro esta, en otros asuntos tenían visiones totalmente contrapuestas. En España, en estos tres últimos años, ¿cuando hemos visto algún punto común entre gobierno y oposición o lo que es lo mismo PSOE y PP?. Yo no recuerdo ninguno.
Durante el debate se ha discutido sobre delincuencia, educación, trabajo, inmigración, instituciones o relaciones internacionales. Como se puede observar en Francia no se habla de terrorismo nacionalista ni de terrorismo islámico porque, simplemente, carecen afortunadamente de los dos. Si este debate hubiera ocurrido en Madrid entre Zapatero y Rajoy todo el debate se habría centrado en ETA, el 11-M y la inmigración. En cambio, en el debate francés hemos podido comprobar la gran preocupación de los franceses por el trabajo y la jornada laboral, por la educación y por la delincuencia. En cambio otros asuntos como la inmigración o las relaciones exteriores se han tocado de pasada. No voy a comentar en profundidad los temas de trabajo, educación o similares porque a nosotros nos afectan muy indirectamente por lo que me voy a centrar en las relaciones exteriores y, sobre todo, en lo que a la Unión Europea respecta, porque aunque lo que se ha dicho ha sido breve también ha sido muy interesante. Aún así, quería hacer una valoración global de lo dicho por ambos candidatos antes de entrar en el tema que quiero tratar.
Para empezar, quiero felicitar a ambos candidatos porque me parece que los dos han sabido defenderse perfectamente, ha sido un discurso en general con buenas formas y modales y se ha logrado lo que en principio se pretendía: "un debate de ideas". Ha sido un verdadero debate, un enfrentamiento de ideas, no de insultos como estamos acostumbrados a ver al sur de los Pirineos. Del papel de Ségolène Royal, la candidata socialista, sólo la reprocho una cosa y es su inexactitud al dar muchos de los datos en el terreno económico como ha sido el caso de un impuesto que pretende aprobar para financiar las pensiones de los franceses y al que no ha podido poner cifras. En cambio Sarkozy ha estado mucho más acertado en este aspecto dando cifras muy concretas (hay que tener en cuenta que fue Ministro de Finanzas). De todos modos, tanto la inexactitud de Royal como la precisión milimétrica de Sarkozy son malas: Royal porque no pone margenes a sus datos y Sarkozy porque esa precisión es muy difícil mantenerla, con lo que ninguno de los dos ha ofrecido datos totalmente reales. Pero es que eso es prácticamente imposible, al menos en mi opinión. En cuanto a Sarkozy, me ha parecido que ha tenido algunos detalles bastante sorprendentes. En primer lugar, a reprochado a Royal varios gestos que a mi parecer no eran ni insultos ni burlas pero él a intentado convertirlos en eso. En segundo lugar, ha tenido algunas palabras que me han parecido bastante injustas. Ha utilizado a los discapacitados como arma política (lo cual ha hecho "encenderse" a Royal con toda la razón del mundo) y ha hablado de Turquía como si se tratara de un nido de radicales islamistas.
Es del tema de la Unión Europea y, sobre todo de Turquía, del que voy a hablar a continuación. En el ultimo tramo del programa, los presentadores han llevado el debate al terreno de las relaciones exteriores de Francia. En un primer lugar se ha hablado de la actual parálisis de la Unión Europea y aquí se han podido apreciar la gran diferencia de opiniones que ya os comenté en otro articulo anterior. Sarkozy no es partidario de relanzar la Constitución Europea argumentando que si el 55% de los franceses ya dijeron "no", sería ridículo volver a la misma confrontación. En cambio Royal, sí quiere revivir el proyecto constitutivo ya sea mediante un Tratado completamente renovado o por una modificación de este en los aspectos más polémicos. Aquí me veo obligado a volver a dar mi opinión. La opción de Sarkozy en este tema no me parece acertada. Tal vez su visión del "no" francés este equivocada. Esa negativa no tiene porque significar un rechazo a la constitución. Para empezar los referéndum tanto español como francés estaban "manipulados" políticamente, es decir, que los partidos políticos incitaban a sus votantes hacía un "sí" o hacia un "no". Esa campaña estaba mal enfocada. La Constitución se debe enfocar como un asunto fuera de la confrontación política. La campaña debería haberse planteado como una campaña de información neutral sobre la Constitución. Un planteamiento que, por lo visto, a ninguno de nuestros políticos se le ocurrió. Además, en el caso francés, el voto negativo se consideraba como un voto de castigo al gobierno Chirac, otro planteamiento equivocado del referéndum. A lo que quiero llegar, es que Sarkozy esta entendiendo el "no" en Francia como un rechazo hacia la Constitución pero no esta teniendo en cuenta que el voto en ese referéndum estuvo muy influenciado políticamente. Si la Constitución se adaptase a un amplio consenso europeo estoy seguro que los resultados de otro posible referéndum francés serían totalmente distintos a los del anterior referéndum.
En el tema de la ampliación de la Unión Europea para la adhesión de Turquía, Sarkozy ha sido tajante y ha declarado que se declara totalmente en contra de dicha adhesión y que su postura no cambiará. Para apoyar su postura se ha basado en un argumento geográfico, que Turquía no pertenece al continente europeo (olvidándose así de la existencia de la zona de Tracia donde se sitúa Estambul, la mayor ciudad de la República turca) y que tiene fronteras con países de Oriente Medio como Iraq o Siria, y un argumento religioso, diciendo que Turquía es un país islamista(cito: "[...] diciendo a los habitantes de la Capadocia que son europeos conseguiremos que se vuelvan más islamistas[...]") olvidándose de que Turquía es, constitucionalmente, un Estado laico. Royal ha tenido una posición mucho más flexible con este tema. Para ella la entrada de Turquía a la Unión Europea hoy en día es contraproducente pero no descarta una posible adhesión (o cualquier otra formula como tratados especiales) cuando los criterios establecidos por la UE sean cumplidos. De las declaraciones de Sarkozy se puede uno dar cuenta de que no conoce muy bien Turquía ni su realidad social. Es cierto que Turquía no se enclava en Centroeuropa como Francia pero tiene una parte de su territorio en la parte continental europea. Además, histórica y culturalmente Turquía ha estado siempre más ligada a Europa que a Asia. Por otro lado, el miedo expresado en cuanto a las fronteras turcas con Siria o Iraq las veo más como un miedo a pensar que un vecino de un país de la UE sea un país musulmán. En cuanto al tema religioso, el señor Sarkozy debe recordar que el Estado turco es, desde Ataturk, un Estado laico y democrático. También debería saber que dado el esfuerzo que están haciendo los turcos para acercarse a la cultura occidental, sería posiblemente una negativa tajante de la UE la que más daño les haría.
Por último, en lo referente a la actividad nuclear iraní, ambos candidatos se han mostrado en contra. Royal ha puntualizado que la actividad nuclear militar debe estar terminantemente prohibida en cualquier país pero, si ella esta en contra de la actividad nuclear civil, es porque Irán se opone al control de los vigilantes de los organismos internacionales. En este caso, estoy totalmente de acuerdo.
En conclusión, ha sido un debate muy interesante que, a mi al menos, me ha hecho darme cuenta aún más de la situación de la política española al compararla con el ambiente dialogante del debate francés. Además, nos ha permitido conocer los problemas de los franceses y las diferentes visiones de sus políticos para superarlos.

El debate por la presidencia de Francia

No hay comentarios: